Europa, un año después (1946)

Este mapa fue creado por Edwin L. Sundberg y publicado en el semanal estadounidense Sunday News el 5 de mayo de 1946, un año día antes de que se cumpliera el primer aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Los colores de la ilustración tratan de mostrar la importancia y el peso de las Naciones Unidas, recién creadas, marcando todos los países miembros en verde. En morado aparecen los países que se mantuvieron neutrales durante el conflicto (Suiza, Suecia, España y Andorra) y en amarillo los estados que fueron enemigos que aún no se habían adherido a las Naciones Unidas. La mayoría de ellos lo haría 9 años más tarde, en 1955.

En rojo aparecen marcadas las zonas que aún estaban en disputa sin que hubiera en aquel momento una idea clara de cuál sería el resultado final:

  • Archipiélago de Dodecaneso: Este grupo de 15 islas formaron parte de Italia durante la Segunda Guerra Mundial y en 1946 aún eran un protectorado del Reino Unido. En 1947 pasaron a formar parte de Grecia.
  • Tracia occidental: Esta región fue ocupada por Bulgaria durante la Segunda Guerra Mundial. Al final, Bulgaria mantuvo el reclamo territorial, pero finalmente volvió a ser territorio de Grecia.
  • Macedonia: Esta zona se convirtió en un país títere de Alemania en 1944 y, a pesar de su breve existencia, sí que hubo conversaciones para crear un estado independiente después de la Segunda Guerra Mundial, que finalmente no llegó a ninguna parte.
  • Venecia Julia: Esta región estuvo disputada por Italia y Yugoslavia tras el final de la Segunda Guerra Mundial. En 1947 se determinó que la parte occidental formase parte de Italia y la parte oriental parte de Yugoslavia, dejando la ciudad de Trieste como ciudad estado libre. En 1954 Trieste pasó a formar parte de Italia.
  • Tirol del Sur: Esta región, que pasó a formar parte de Italia tras la Primera Guerra Mundial, tuvo varias propuestas. Finalmente se determinó que siguiera formando parte de Italia, siempre que se dotase a la población germanoparlante de un alto nivel de autonomía.
  • Valle de Aosta: Francia ocupó este valle durante la Segunda Guerra Mundial e intentó mantener el control tras el fin. La presión de Estados Unidos y Reino Unido provocaron que finalmente el territorio regresara a Italia.
  • Renania: Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Francia reclamó este territorio, pero se determinó que siguiera formando parte de Alemania Occidental.
  • Región del Ruhr: En la Segunda Guerra Mundial esta región fue ocupada por estadounidenses y británicos. Al ser el corazón industrial de Alemania, se consideró la posibilidad de establecer una región internacional, pero finalmente pasó a formar parte de Alemania Occidental.
  • Schleswig: Se planteó que esta región pasase a formar parte de Dinamarca, como había sido históricamente, pero al final se determinó que se mantuviera como parte de Alemania Occidental.

En el mapa también aparecen detallados otros cambios territoriales que ya eran firmes, como las partes de Finlandia, los estados bálticos y las partes de Polonia que pasaron a formar parte de la Unión Soviética.

Fuentes